miércoles, 18 de marzo de 2009

un cuento inedito de flora lofredo

h-a
DOLOROSA MISION

El invierno azotaba como nunca a la región. La nieve y la escarcha cubrían hasta el último rincón de este sur esperanzado.
“Bajo Caracoles” (un parador de pocas casas en el desierto patagónico) estaba aislado, la nieve había cubierto por completo la desolada estepa. Las posibilidades de salir eran nulas.
La pequeña hija de uno de los pobladores cae sobre el suelo endurecido por la escarcha y se quiebra una pierna.
Defensa Civil, siempre pronta, recibe el mensaje desesperado de los padres, y la orden terminante es evacuarlos.
El pedido de ayuda se cuela, trepa por las ondas sonoras del espacio llenando de angustia a toda la comunidad. Las condiciones meteorológicas son pésimas.
Pero un joven y fogoso piloto se atreve, busca a un compañero solidario y corajudo como él y a pesar de las recomendaciones se elevan hacia el cielo en un diminuto avión del Aero Club de Puerto San Julián, y se pierden en el plomizo horizonte impenetrable.
Consiguen llegar; aterrizan, la alegría pintada en el rostro, la satisfacción ensanchándoles el pecho. Sube el matrimonio y la pequeña hija a la liviana nave. Levantan vuelo.
La tragedia, sin embargo, está agazapada entre las nubes espesas, amenazantes. La condensación de hielo y nieve sobre las alas hace el resto.
El pequeño avión portador de la esperanza cae abatido sobre el duro suelo. Mueren todos los ocupantes.
Hay que dar la noticia a los familiares de las víctimas que residen en Río Gallegos. Al Padre Eugenio Rosso se le encomienda la dolorosa misión. Golpea la puerta de la familia Gallardo.
Lo reciben sorprendidos, lo hacen pasar llenándolo de muestras de afecto. El dice que casualmente pasaba por allí y que le gustaría rezar algunas oraciones con ellos.
Pide humildemente que bajen un poco las persianas y entornen las cortinas para darle mayor intimidad a un acto tan propicio para la reafirmación de la fe.
Ese anochecer del 5 de agosto reflejaba la crueldad del invierno extendido por las calles, y en las almas. La escarchilla en el aire ponía sobre la blanca bufanda del Padre Rosso un tenue velo de luz. El hogar de la familia Gallardo lucía ajeno a la tragedia, tibio y acogedor. Ante las indicaciones del sacerdote se reunieron todos quienes en ese momento se encontraban en la casa, y apoyados en sus palabras comenzaron a orar.
El Padre Rosso interrumpe la oración, besa la cruz que lleva sobre el pecho, deja el rosario sobre una pequeña mesita, busca las manos de todos los presentes y las junta en un doloroso gesto. Protegido por la paz y la penumbra, despaciosamente les anuncia el terrible Accidente.
Sus palabras son un bálsamo de paz.
Abrazados a él, lloran su desesperación.
No los abandonó. Estuvo junto a ellos reconfortándolos por mucho tiempo.
La familia Gallardo no olvidará jamás este gesto.
El accidente ocurre un 5 de agosto de 1977.
La familia que muere está compuesta por Angel Elías Fernández, su esposa Gladys Lidia Gallardo y su pequeña hija Lorena Vanina.
El piloto civil Héctor Ciselli y su acompañante Guillermo Héctor Saldaño intentaron desde el corazón prestar ayuda. El Señor les tenía reservado otro cielo.


ENTREVISTA REALIZADA POR FLORA RODRIGUEZ LOFREDO
Publicada en "Semblanza del reverendo Padre
una entrevista poetizada- acaso un asombroso antecedente de antropologia poética....................para discutir, no?

Páginas vistas en total

Ideas y pensamientos

  • aaah: que esto se convierta en red, sin propietarios. Por eso amigos de Google, MSN, Facebook, estamos a un paso del sueño de Marx. Solo falta que renuncien a la propiedad del aire.
  • ah la petulancia de Nietzsche, abusando de su enfermedad para ser inmune
  • AH. LA PETULANCIA DE SOCRATES CUANDO DIJO "SOLO SE QUE NO SE NADA".:LO CORRECTO ES EL ENUNCIADO "EL QUE NO SABE NO LO SABE". SOCRATES ANTICIPÓ A DESCARTES COMETIENDO EL MISMO ERROR, LA MISMA MODESTIA INTELECTUAL, QUE LUEGO DIJO "NO DUDO QUE DUDO". PUEDO DECIR "SOLO DIGO QUE NO HABLO". POR ESO ESTAS JUGADAS DEL LENGUAJE SON MUY LEJANAS Y CONFUNDEN. SOCRATES SABIA Y NO ERA UN SABIO. NO SE PUEDE ESTAR TAN SEGURO DE QUE NO SE SABE, DE QUE SE DUDA, DE QUE SE EMPLEA EL LENGUAJE.
  • basta de mirar las ilusiones
  • cuando mas se persigue algo mas se depende
  • LA TRAGEDIA INVOLUCRA AL AUTOR
  • LA VERDAD NO ES UNA PERO DEBE SER ALGO
  • solo se ama a los hijos como se debe amar a una mujer
  • un sueño suele costar la vida

Espacios más visitados