jueves, 10 de enero de 2013

comunidad y alegoría

Enlaces a esta entrada
h-a
Si bien la palabra comunidad suena a algo similar a música celestial, y parece que todos nosotros aspiramos a ella, cuando mejor funciona es al someterla a la abstracción, cuando, al contrario que en la sociología, su significado representa una entidad inasible, un concepto filosófico del más alto rango. La comunidad emerge entonces, no como esa palabra mágica, sino como negatividad, o negación. Es en respuesta a los horrores en nombre de la comunidad durante el siglo pasado (diferentes formas de fascismo) que la retahíla de pensadores “pensando” la comunidad sale al paso: a saber, “la comunidad inoperativa” de (Jean-Luc) Nancy, “la comunidad que viene” de (Giorgio) Agamben, “la comunidad inconfesable” de (Maurice) Blanchot y hasta la “comunidad negativa” de (Georges) Bataille, que sería la comunidad de aquellos sin comunidad. Esta negatividad de la comunidad la situaría en línea con la utopía: en ella, la comunidad deja de ser una entidad para devenir una aspiración que pertenece el ámbito del deseo o, lo que es lo mismo, la comunidad como una promesa diferida donde lo que importa no es tanto el cumplimiento o consecución del objetivo (o finalidad) sino la persecución misma (pursuit), esa cosa ausente que nos mantiene en movimiento, a la búsqueda indefinida. La comunidad comparte entonces rasgos con el pensamiento utópico. El efecto de este deseo de comunidad (desire for community) (esta aspiración a vivir juntos) es el surgimiento de comunidades de deseo (communities of desire). Comunidad y utopía son entonces sinónimos que funcionan bajo la lógica de la satisfacción/insatisfacción del deseo (wish); se sabe que el cumplimiento del mismo conduce inmediatamente a una nueva insatisfacción, del mismo modo que la lógica de la fantasía colectiva o grupal es siempre alegórica.

Publicado por Peio Aguirre

miércoles, 9 de enero de 2013

las pasiones de la razón apasionada

Enlaces a esta entrada
h-a

Ante las pasiones, la paciencia es un ejercicio hermoso, noble, que pocos manejan
me excluyo, desde luego. Aunque espero que puedas usar de ella para
resolver pasiones, o equilibrarlas. La esperanza, igualmente es otra saludable
acción, aquí me incluyo. Creo que la vida nos une en un camino largo que no
manejamos, un destino incierto. Las pasiones del alma (1649) es la última obra publicada por Descartes en vida y puede considerarse como su testamento filosófico.  A instancias de la princesa Isabel de Bohemia, tal vez amante, tal vez amiga, tal vez ambas cosa, Descartes se refiere a   la relación en el ser humano entre dos sustancias tan distintas como el alma y el cuerpo, en ella encontramos una serie de reflexiones que profundizan, precisan o rectifican algunas de las tesis que Descartes había sostenido con anterioridad. La obra, elaborada con la intención de «explicar las pasiones ,en palabras del autor, no como orador, ni tampoco como filósofo moral, sino solamente como físico», consta de tres partes, «de las que la primera tratará de las pasiones en general, y en ocasiones de la naturaleza del alma, etc.; la segunda, de las seis pasiones primitivas, y la tercera, de todas las demás». De hecho, Descartes inicia su explicación sobre las pasiones por una descripción de la fisiología humana, para acabarla con una reflexión acerca de la moral, tras dar cuenta de las mismas como resultado de la unión del alma y el cuerpo. Fisiología, interacción alma-cuerpo y moral son los temas que articulan el contenido de este libro. Se nota còmo la moral depende del conocimiento cientìfico, anterior y nuclear en este pensador, aunque tambien, un hombre preocupado por la forma de convivir cuando no hay diálogo racional con otros. Para Descartes sucede que es imposible puesto que no se puede a no ser que se trate de una discusion entre matemáticos o geòmetras sobre temas evidentes como el triángulo.
Es más que conveniente seguir a Bordelois en la reconstrucción de las derivaciones de la raíz indoeuropea "eis", de la cual proviene la voz latina ire, antepasado del verbo ir, andar, actuar.
La raíz "eis" constituyó una fuente de significados que se fue desgranando en varias lenguas, dando lugar a nociones tan variadas como el movimiento y la velocidad, lo sagrado, la sexualidad, la ira, y la inspiración poética.
Tanto theoi (dioses para los griegos) como el verbo thein (correr), el concepto griego de hieros (lo sagrado) y la ira latina, palabra que hemos heredado casi sin modificaciones provienen de aquella raiz pasional.
No obstante, esa raíz dio frutos por otros lados, gestando vocablos como el ois-tros griego, el delirio profético; y por esa vía el estro: inspiración, aguijón, tábano, locura, o bien deseo ardoroso. De allí provino también el antiguo oistrelateo, que significaba tanto enfurecer como excitar la pasión; y las nuevas acepciones de estro, el ardor sexual de los mamíferos (en particular de las hembras), y la denominación moderna de estrógenos, las hormonas que controlan el desarrollo de los órganos y caracteres sexuales femeninos.
 En idiomas muy distintos es posible observar evoluciones similares en cuanto a su significación. Por ejemplo, en el origen de los vocablos referidos a la pasión amorosa se encuentran núcleos densos que enlazan el ardor sexual con la ira.
De hecho, en numerosas lenguas modernas existen las expresiones "estar ciego de ira" y "estar ciego de amor". Asimismo, "volver loco" a alguien puede significar tanto encolerizarlo como enamorarlo sin remedio, ambas cosas suelen suceder y se derivan de una necesidad equìvoca de posesion de abrazos, momentos, inquietudes, secretos. La palabra francesa orgasme aludió hasta el siglo XVII a los ataques de cólera.
Estos nudos de significación entretejen la pasión carnal con la agresión física del varón. En inglés se suele decir to knock her down con un uso similar al "voltear", "tumbar",  del castellano, cuando en la mujer o en la pareja, desde la ira amorosa, se veía un objetivo particularmente militar .
Orgao en griego quería decir inicialmente llenarse de savia y ser fértil, entre otras acepciones, para luego transformarse en orgia, una ceremonia misteriosa, secreta y sacrificial dedicada al dios de lo rural y lo campestre, de donde proviene el sentido moderno de arrebato colectivo, conspirativo y revolucionario.
.
ETIMOLOGÍA DE LAS PASIONES, de Ivonne Bordelois, Libros del Zorzal, Buenos Aires, 2006. Distribuye Gussi. 200 págs.

atravesar tormentas

Enlaces a esta entrada
h-a

A veces suele ser un logro personal atravesar tormentas, otras veces sólo un logro de la tormenta.
Otras suele ser una cruzada vital, para toda la vida, a pesar de la dificultad del éxito. Que te atrevas a trabajar la paciencia no deja de ser un logro completo, aunque se lo sienta como relativo. Uno lucha contra sí mismo, contra verdades que no ve facilmente o que no desea ver. No hay posibilidad de fracaso, entiendo, cuando se enfrenta una verdad. Siempre triunfa la verdad.

Páginas vistas en total

Ideas y pensamientos

  • aaah: que esto se convierta en red, sin propietarios. Por eso amigos de Google, MSN, Facebook, estamos a un paso del sueño de Marx. Solo falta que renuncien a la propiedad del aire.
  • ah la petulancia de Nietzsche, abusando de su enfermedad para ser inmune
  • AH. LA PETULANCIA DE SOCRATES CUANDO DIJO "SOLO SE QUE NO SE NADA".:LO CORRECTO ES EL ENUNCIADO "EL QUE NO SABE NO LO SABE". SOCRATES ANTICIPÓ A DESCARTES COMETIENDO EL MISMO ERROR, LA MISMA MODESTIA INTELECTUAL, QUE LUEGO DIJO "NO DUDO QUE DUDO". PUEDO DECIR "SOLO DIGO QUE NO HABLO". POR ESO ESTAS JUGADAS DEL LENGUAJE SON MUY LEJANAS Y CONFUNDEN. SOCRATES SABIA Y NO ERA UN SABIO. NO SE PUEDE ESTAR TAN SEGURO DE QUE NO SE SABE, DE QUE SE DUDA, DE QUE SE EMPLEA EL LENGUAJE.
  • basta de mirar las ilusiones
  • cuando mas se persigue algo mas se depende
  • LA TRAGEDIA INVOLUCRA AL AUTOR
  • LA VERDAD NO ES UNA PERO DEBE SER ALGO
  • solo se ama a los hijos como se debe amar a una mujer
  • un sueño suele costar la vida

Espacios más visitados