viernes, 1 de junio de 2012

Opacak and Hammar.

Enlaces a esta entrada
h-a Por Aldo Enrici

Opacak and Hammar.They have held two very similar pictures of the southern Patagonian plains with a background in which they appear to landscape elements outside. In both cases these means of transport. In one is a cargo train, a bus in another passenger. Both in the Patagonian steppe. One black and white and other colors. There is something in common however, is that human and technical means of photography, both bus and train, are at the bottom of the landscape, an accident that disrupts the plain. In both cases there is no close-up of the machines.On the other hand is much closer and leading printing the plain with wiry, like a monotonous plain, without interruption. In the case of the train, as the image is in color, dry grassland has shiny gold, illuminating the griseada general, even the train, which is dark, so dark that the cars seem emanating from an initial melting the bottom plateau. Nothing can hold at that depth from the initial heating to the back pasture for the shadows black children between the gentle slopes, within a continuum between the technical and the desert. Perhaps in that situation technically not resist infinity, as if the train was destined to disappear, to merge again, after decomposition of color.The decomposition is typical of Patagonia. Seniority is clear, nothing seems new, on the contrary, everything seems to filing, especially the hills and worn vehicles in both tables. No spatial limits, no historical limits, archaeologists and paleontologists speak of millions of years old, of sauropod dinosaurs whose fossilized eggs, carrion operated by communities, such as spiders, beetles and other creatures inhabit, also fossilized, decaying organic matter .
The time can be recognized in what remains. This happens in both situations, including both pictures may be associated. In the first, for Victoria Hammar, the train is moving, there is color, irregular horizon very flat plateaus in the wind. In the second photograph, for Andriana Opacak, no color or no heaven, nor is the plateau, which no longer appears. The horizon is typical of a sea, the desert has the linear characteristic of the empty horizon, lack. But another machine interrupts the horizontal line, a bus without wheels. Not only no wheels, but no glass, no seats, totally abstract, geometric, as is the paint Neolithic. Not even light, like a figure cut and pasted on the bottom of the clouds.
Is geometrically a bus, but is not meeting its target of transfer. But the weather displays on its history. Surely the bus has been removed along the story as if he'd run crucial elements had left the minimum to be recognized. It is complex to explain how he got there the vehicle, which occupies the center of the image, implemented as the only possible obstacle on an infinite territory, as a constraint in itself the history of Patagonia.
This story leads us to the archeological destination of the living reality and mover. The Farmer's integration into the earth, unity with the historical background does not stop this bus, traveling and not forward it to the inside of the Patagonia, leaving swallowing, has been swallowed even in part, at the moment. We imagine the privilege of recognizing this form before a fossil, because at some point will be. The lack of humanity or the humanity of its structure remains and ask us how are we to find it again, it may be increasingly under the earth.Both photographs determine a sequence next time it is not difficult to glimpse where the next thing is the last to be recognized in the figures increasingly consumed by the machines on earth. Someone recognize that figure, as they recognize scrapers glass, or other element made of zinc, or cement, or any material different, distinguishable from the flat sensation of such image. The figure will be lost even going to lose formal, except specialists, no longer recognizable.This situation marks especially the phenomenology of both photos. There are pictures of trains or buses, but the vastness photos, photos of the sublime, or photos where the scenery is sublime and dismounting for a possible positive identity. The photographs show the way of dispossession or negative holding both amazed Darwin. But at some point these objects will be converted into lines which shall be repaid to the basic lines of the desert.

We say then that has been captured by artists and abstract geometric idea that acquire the two devices at the bottom of the plain, ceasing to be representations to be features of a text. It may not be possible otherwise be left to say to Patagonia to do that objects become signs that bring their colors to the environment. We're definitely appreciate how the Patagonia steppe has invited two artists to confine two symbols industrial mechanics and mass public transport, given the scale never completely decipherable Patagonian landscape, which is appreciated in a cut that shows the depth from which you can see, as if we saw a river or a tree. Nothing can change so much depth that is most impressive, as it sinks to get lost in the same color or the same horizon.
The landscape now invites an adventure without conquests surface, although its underground wealth is unique and extremely desirable. The biodiversity and unique ecosystems require protection with every advance of human presence. The increase in tourism exclusive, world-class sites gradually leads to the rediscovery of the region, increasingly expanding landscape offers.Art objects (specifically the paint), says Maurice Merleau Ponty, our eyes stop the questioning. We call a value judgment to manifestársenos a certain way. Is that painting is not a mere copy of the world but a world in itself. A painting is like a small world we can see in just a moment, "his goal is never to evoke the object itself but on the fabric make a show, entire of itself" (Merleau Ponty, 1985).Phenomenology is revealed as the description that accesses the reality of things which supplies the perception, together with a horizon where the thing is given, because the perception of a thing is its perception in a visual field context. The representations we have of things are in a continuous ligand temporary formation. The Patagonian landscape allows immemorial remember who experiences them. It also allows delineation of the depth steppe, as though it were a concavity deepens the horizon, and as a strong presence that can be seen, although the appearance is vacuum or monotony.


 

Enlaces a esta entrada
h-a

 Victoria Hammar y Andriana Opacak.

 dos  fotografías muy similares de la llanura patagónica austral con un fondo en el que aparecen elementos ajenos al paisaje. En ambos casos se trata de medios de transporte. En uno se trata de un tren de carga, en otro un autobús de pasajeros. Ambos en la estepa patagónica. Uno en blanco y negro y otro en colores. Hay algo en común no obstante, es que el medio humano y técnico de la fotografía, tanto el autobús como el tren, se encuentran al fondo del paisaje, son un accidente que interrumpe la llanura. En ambos casos no existe primer plano de las máquinas.

Por otra parte es mucho más cercano y protagónico la impresión de la llanura con coirones, como una planicie monótona, sin interrupción. En el caso del tren, como la imagen es a color, el pastizal seco tiene brillos dorados, iluminando la griseada general, aun del tren, que es oscuro, tan oscuro que los vagones parecen emanados de una fusión inicial con la meseta de fondo. Nada puede sostenerse en esa profundidad desde el radiante pastizal inicial hasta el fondo negro correspondiente a las sombras menores entre las suaves laderas, dentro de una continuidad entre lo técnico y lo desértico.  Acaso en esa situación lo técnico no resiste la infinitud, como si el tren estuviese destinado a desaparecer, a fusionarse de nuevo, previa descomposición de color.

La descomposición es  algo  típico de la Patagonia. La antigüedad es evidente, nada parece nuevo, al contrario, todo parece limado, en especial las colinas, y los vehículos desgastados en ambas cuadros. No hay límites espaciales, tampoco límites históricos, los arqueólogos y paleontólogos hablan de millones de años de antigüedad, de dinosaurios saurópodos cuyos huevos  fosilizados, intervenidos por comunidades carroñeras,  como arañas, escarabajos y otras criaturas pueblan, también fosilizados, la materia orgánica en descomposición. El tiempo puede reconocerse en lo que permanece. Eso sucede en ambas situaciones, inclusive pueden asociarse ambas fotografías. En la primera, la correspondiente a Victoria Hammar, el tren está en movimiento, hay color, hay un horizonte irregular de mesetas muy aplanadas por el viento. En la segunda fotografía, la correspondiente a Andriana Opacak, no hay color, ni hay cielo, tampoco queda la meseta, que ya no aparece. El  horizonte es el propio de un mar, el desierto tiene el horizonte lineal propio del vacío, de la falta. Pero otra máquina interrumpe la línea horizontal, un autobús sin ruedas. No solo sin ruedas, sino también sin vidrios, sin asientos, totalmente abstracto, geométrico, tal cual la pintura neolítica. Ni siquiera tiene perspectiva, como si fuera una figura recortada y pegada sobre el fondo de los nubarrones. Es geométricamente un autobús, pero no está cumpliendo su destino de traslado. Sin embargo muestra el estado del tiempo sobre su historia. Seguramente el autobús ha sido desmontado a lo largo de la historia como si hubiera corrido elementos cruciales y hubiese dejado lo mínimo para ser reconocido. Resulta complejo explicar cómo ha llegado hasta ahí el vehículo, que ocupa el centro de la imagen, implantado, como el único obstáculo posible sobre un territorio infinito, como una delimitación en sí mismo de la historia de la Patagonia. Esta historia nos conduce al destino arqueológico de la realidad viviente y moviente. Un destino de integración a la tierra, de unidad con el fondo histórico no detiene a este autobús, que viaja ya no hacia delante sino hacia adentro de la Patagonia, dejándose tragar, incluso ya  ha sido tragado en parte, en estos momentos. Nos imaginamos en el privilegio de reconocer esta forma antes de ser un fósil, puesto que en algún momento lo será. La falta de humanidad  o la humanidad de su estructura permanece y nos pregunta como haremos para reencontrarlo, tal vez sea cada vez más debajo de la tierra.

Ambas fotografías determinan una secuencia de un tiempo próximo que no es difícil de entrever, donde lo próximo es el pasado que será reconocido en la figuras cada vez más consumidas de las máquinas sobre la tierra. Alguien reconocerá esa figura, tal cual reconocen raspadores de vidrio, u otro elemento hecho de cinc, o cemento, o cualquier material distinto, distinguible de la sensación plana de este tipo de imagen. La figura habrá de perderse incluso, pasando a perder carácter formal y, salvo especialistas, ya no será reconocible.

Esta situación marca muy especialmente la fenomenología de ambas fotos. No son fotos de trenes o de autobuses, sino fotos de la inmensidad, fotos de lo sublime, o fotos sublimes donde el paisaje está como desmontándose frente a una posible identidad positiva. Las fotografías marcan el camino de desposesión o posesión negativa que tanto asombraba a Darwin. Pero en algún momento estos objetos se irán convirtiendo en líneas que se reintegrarán a las elementales líneas del desierto. Queremos decir entonces que se ha captado por parte de los artistas la idea geométrica y abstracta que adquieren los dos artefactos en el fondo de la llanura, dejando de ser representaciones para ser rasgos de un texto. Tal vez no sea posible otra manera de dejarse decir por la Patagonia que hacer que los objetos se conviertan en signos, que acerquen sus colores con el ambiente. Definitivamente estamos apreciando cómo la esteparia Patagonia ha convocado a dos artistas a confinar dos símbolos industriales mecánicos de transporte colectivo y masivo, ante la amplitud nunca descifrable completamente del paisaje patagónico, que es apreciado en un recorte que muestra la hondura desde donde se puede ver, tal como si viéramos un río o un árbol.  Nada puede cambiar tanta profundidad por más imponente que sea, puesto que se hunde hasta perderse en el mismo color o en el mismo horizonte.
 Su  paisaje invita ahora a una aventura sin conquistas superficiales, aunque su riqueza subterránea sea única y extremadamente deseable. La  biodiversidad y ecosistemas únicos reclaman protección con cada avance de la presencia humana. El incremento en forma exclusiva del turismo, en sitios de categoría internacional lleva paulatinamente al redescubrimiento de la región, ampliando cada vez más las ofertas paisajísticas.

Los objetos del arte (específicamente la pintura), sostiene Maurice Merleau Ponty, detienen nuestra mirada, la interrogan. Nos piden un juicio de valor al manifestársenos de una determinada manera. Es que la pintura no es una mera copia del mundo, sino un mundo en sí mismo. Un cuadro es como un pequeño mundo que podemos contemplar en tan solo un instante, “su objetivo jamás es evocar el propio objeto sino fabricar sobre la tela un espectáculo que se baste a sí mismo” (Merleau Ponty, 1985).

La fenomenología se revela como la  descripción que accede a la realidad de las cosas que le suministra la percepción, acompañada de un horizonte donde la cosa se da, porque la percepción de una cosa es su percepción en un campo visual contextual. Las representaciones  que tenemos de las cosas se van ligando en una continua formación temporal. El paisaje patagónico permite su recuerdo inmemorial a quien los experimenta. También posibilita una delimitación de la profundidad esteparia, como si se tratara de una concavidad que ahonda el horizonte, y como una fuerte presencia que se deja ver, aunque la apariencia sea de vacío o monotonía.

Palabras finales

Cuando nos preguntamos sobre qué transporta a dos artistas a intentar mediante fotografías captar el registro de vehículos automotores en el fondo de la estepa suponemos que la Patagonia guarda en sí condiciones de un paisaje que no es repetible y que  remite  a situaciones que resultan difíciles de encontrar, como si el mundo actual careciera de la posibilidad de la lejanía.  Por eso se ha apelado a Kant en su reconocimiento de un supra racional  vacío en un vasto  escenario sin vestigios, sin signos que ayuden a la descripción, quedando su imagen pendiente de simbolización, lo cual explica la curiosidad de Charles Darwin sobre qué hace de la Patagonia algo tan recordable.

Por otra parte, considerar que desde un estudio fenomenológico puede responderse, puesto que no es posible comprender lo sublime abstracto, como si desde la fotografía se pudiera construir un mundo estético que resiste a los procesos de conquista cultural, permite reconocer que la Patagonia tiene algo que decirnos aun. Desde un reconocimiento de coalición de las cosas con la percepción se ha dado con un vacío que a la vez resulta un completo panorama de lo sublime y que, ambas fotógrafas, Hammar y Opacak, han sabido registrar. Reflexionar en este caso sobre el paisaje de la estepa patagónica ha permitido remitir a la abstracción vanguardista y su vínculo con la abstracción neolítica como si no hubiese cambios sustanciales en la escala de tiempo que manejamos para los fenómenos normales.




Páginas vistas en total

Ideas y pensamientos

  • aaah: que esto se convierta en red, sin propietarios. Por eso amigos de Google, MSN, Facebook, estamos a un paso del sueño de Marx. Solo falta que renuncien a la propiedad del aire.
  • ah la petulancia de Nietzsche, abusando de su enfermedad para ser inmune
  • AH. LA PETULANCIA DE SOCRATES CUANDO DIJO "SOLO SE QUE NO SE NADA".:LO CORRECTO ES EL ENUNCIADO "EL QUE NO SABE NO LO SABE". SOCRATES ANTICIPÓ A DESCARTES COMETIENDO EL MISMO ERROR, LA MISMA MODESTIA INTELECTUAL, QUE LUEGO DIJO "NO DUDO QUE DUDO". PUEDO DECIR "SOLO DIGO QUE NO HABLO". POR ESO ESTAS JUGADAS DEL LENGUAJE SON MUY LEJANAS Y CONFUNDEN. SOCRATES SABIA Y NO ERA UN SABIO. NO SE PUEDE ESTAR TAN SEGURO DE QUE NO SE SABE, DE QUE SE DUDA, DE QUE SE EMPLEA EL LENGUAJE.
  • basta de mirar las ilusiones
  • cuando mas se persigue algo mas se depende
  • LA TRAGEDIA INVOLUCRA AL AUTOR
  • LA VERDAD NO ES UNA PERO DEBE SER ALGO
  • solo se ama a los hijos como se debe amar a una mujer
  • un sueño suele costar la vida

Espacios más visitados