martes, 26 de mayo de 2009

Estetización general de la existencia. por Vanina Herrera

h-a

La muerte del arte se da por dos causas específicas: por un lado, los medios de comunicación que manejan la distribución de las imágenes y, por el otro, el impacto de la técnica (reproductibilidad). Estos dos factores, según Vattimo, provocan una estatización generalizada de la existencia, comprendida como explosión de la estética fuera del arte. La estatización generalizada se inicia con las vanguardias históricas. En el terreno artístico de la vanguardia es la “primera línea” de creación, la renovación radical en las formas y contenidos para enfrentarse con lo establecido, considerado obsoleto. Implica un acercamiento del arte a la experiencia concreta, donde el arte está disponible para todos. La estatización general de la vida también instaura e intensifica un lenguaje común en la sociedad, como consecuencia de su distribución a través de la información, la cultura de masas y el entretenimiento. Para concordar con el proceso de modernización, se acude a los medios de comunicación y de entretenimiento de masas por su carácter utilitario, para lograr la inmediata identificación de la realidad verdadera (reduciendo todo al éxito económico) y producir un vacío de sentido ético, dialéctico y semántico, en tanto su fuerza representativa congela la percepción, es decir, cambia el valor de las necesidades básicas por el de las necesidades creadas e introduce antivalores como el individualismo. Es justamente allí donde se produce una estatización de la vida impuesta mediante el consumo masivo, de carácter conformista. Se trata de una creación de un mundo de apariencias donde nada de lo que se ve es cierto, aunque se transforma en anhelo de verdad dentro de la conciencia individual y colectiva, puesto que es lo que se ve y lo que se referencia como gratificación social (precepto). Pero en esta idea de verdad que se construye a partir del constante anhelo de elementos de goce, se encuentra una fórmula negativa, según la cual todas las verdades esconden en el fondo una mentira. Nietzsche, Freud y Marx sostienen que detrás de la conciencia, de lo que parece claro y evidente, hay un conjunto de elementos que deben interpretarse. La búsqueda de la verdad implica la simulación, la hipocresía, el enmascaramiento, por lo que se hace necesario que el intérprete se convierta en un detective para “mostrar que la profundidad de la interioridad es en realidad algo diferente de lo que ella dice”.

Páginas vistas en total

Ideas y pensamientos

  • aaah: que esto se convierta en red, sin propietarios. Por eso amigos de Google, MSN, Facebook, estamos a un paso del sueño de Marx. Solo falta que renuncien a la propiedad del aire.
  • ah la petulancia de Nietzsche, abusando de su enfermedad para ser inmune
  • AH. LA PETULANCIA DE SOCRATES CUANDO DIJO "SOLO SE QUE NO SE NADA".:LO CORRECTO ES EL ENUNCIADO "EL QUE NO SABE NO LO SABE". SOCRATES ANTICIPÓ A DESCARTES COMETIENDO EL MISMO ERROR, LA MISMA MODESTIA INTELECTUAL, QUE LUEGO DIJO "NO DUDO QUE DUDO". PUEDO DECIR "SOLO DIGO QUE NO HABLO". POR ESO ESTAS JUGADAS DEL LENGUAJE SON MUY LEJANAS Y CONFUNDEN. SOCRATES SABIA Y NO ERA UN SABIO. NO SE PUEDE ESTAR TAN SEGURO DE QUE NO SE SABE, DE QUE SE DUDA, DE QUE SE EMPLEA EL LENGUAJE.
  • basta de mirar las ilusiones
  • cuando mas se persigue algo mas se depende
  • LA TRAGEDIA INVOLUCRA AL AUTOR
  • LA VERDAD NO ES UNA PERO DEBE SER ALGO
  • solo se ama a los hijos como se debe amar a una mujer
  • un sueño suele costar la vida

Espacios más visitados