lunes, 7 de septiembre de 2009

La negación del dolor

h-a

POR FLORENCIA OLIVERO

Los artistas

Pierre y Gilles son dos fotógrafos franceses que trabajan juntos hace más de treinta años.
Ambos se criaron en el seno de una familia religiosa. Es importante tener en cuenta este aspecto biográfico, ya que generalmente toman imágenes de la tradición católica para sus obras.
Por otro lado, Pierre y Gilles son homosexuales, es decir, pertenecen a una minoría sexual que incluso en la actualidad recibe críticas y discriminaciones por parte de los sectores más conservadores de la sociedad.
Podemos plantear que existe una contradicción entre lo religioso y lo sexual, teniendo en cuenta los valores familiares y sociales que propagan los discursos provenientes de la Iglesia Católica u otras entidades religiosas.
En el siguiente trabajo se intentará explicar dicha contradicción, teniendo en cuenta el aspecto kitsch de sus obras y tomando como referencia determinados aspectos performativos.
La obra que trabajaremos es “San Sebastián” de Pierre y Gilles. Una obra en la que se retoma al conocido santo desde la estética de los artistas. Como podemos observar en sus producciones, los artistas realizan una fusión de la pintura y de la fotografía. Mientras Pierre prepara la escenografía y toma las fotografías, Gilles las retoca y modifica desde la pintura. Mediante esta técnica los artistas logran imágenes muy particulares.

¿Quién fue San Sebastian?

San Sebastian fue un soldado romano, muy reconocido por sus dotes bélicas. Sin embargo, fue también adepto al cristianismo durante el mandato de Diocleciano (siglo IV), es decir, cuando no era religión oficial, sino un credo prohibido.
Entre las vivencias del santo, podemos destacar como punto fundamental que fue perseguido por no ceder a sus creencias religiosas y fue condenado a morir a saetazos atado a un palo. Sin embargo, los arqueros no lograron matarlo, y fue salvado por Santa Irene, quien curó sus heridas. Finalmente, San Sebastián fue azotado hasta que murió. Según algunas tradiciones es considerado el santo que protege de la peste .

San Sebastián según Pierre y Gilles

Pierre y Gilles retoman una imagen recurrente de la creencia popular y religiosa: la del santo en el momento del martirio.
No obstante, la recreación que realizan los artistas posee determinados elementos que difieren de las representaciones comunes de los mártires.
En primer lugar, debemos decir que la obra nos remite a una estética publicitaria: la figura del santo es similar a la de un modelo masculino, tanto su rostro como el cuerpo. Asimismo los colores son propios de imágenes modernas en las que influye el avance tecnológico para su mejora.
Es sumamente interesante tener en cuenta esto para el análisis de la obra. La religión nos remite al aspecto interior del hombre, a lo espiritual mientras que la publicidad forma parte del mundo frívolo, de lo comercial.
¿Por qué entonces los autores fusionan estos dos mundos en sus obras?
Como dijimos previamente, se ha decidido tomar para el siguiente trabajo dos cuestiones: tanto el aspecto performativo desde un sentido amplio y el análisis del kitsch en las obras de los artistas.
En primer lugar debemos decir que si tomamos la performance como un aspecto común, no sólo del arte, sino de la vida del hombre, entonces es sumamente interesante lo que realizan los artistas. Ellos toman aspectos totalmente cotidianos (las imágenes religiosas por ejemplo) y les otorgan una nueva estética que no se relaciona con la representación común. Esto llama la atención, y genera una nueva visión no sólo sobre la obra artística sino también sobre el mundo que dicha obra representa.
En este caso, la imagen del martirio, pero de un martirio que no es vivido como tal por el personaje central. El modelo que representa a San Sebastián no demuestra ningún sentimiento en su expresión, solo nos encontramos con la belleza que transmite su cuerpo.

¿Qué sucede con la presencia del kitsch en sus obras?

Teniendo en cuenta lo performativo en las obras de Pierre y Gilles y tomando la noción de kitsch de Milan Kundera , podemos decir que la visión critica está presente en la obra de los autores.
Tanto la presentación de lo cotidiano como la eliminación de todo lo que podría ser desagradable o doloroso se muestran en una obra particular que nos interpela como receptores. Dicha obra puede ser tomada como una visión critica frente a aquello que está naturalizado, tal como el martirio y la muerte de aquellos que son considerados santos. Pero también presenta otras perspectivas frente a determinados valores que se han transmitido desde las raíces judeo-cristianas presentes en el mundo occidental.
El mártir es un ser sagrado dentro de la tradición católica, y en la obra de Pierre y Gilles es trasladado a un lugar modernizado, en donde cuenta la belleza del cuerpo, de lo carnal. Esto se puede tomar como un llamado de atención sobre aquellos preceptos dominantes de la religión. Es una nueva mirada hacia aquello que no se discute, sino que se acepta y se venera.
El kitsch de la obra permite esta nueva perfomance, la sobreactuación de la imagen popular. Se pretende quitarle lo trágico a una imagen que de por si lo tiene . Los artistas muestran a un San Sebastián inmune a las flechas y al dolor, e iluminando toda la escena.
Podemos pensar que este aspecto es el que transmite la profundidad de la obra. Se muestra la belleza de algo que desde el sentido común no la tiene, como el castigo, el martirio, la muerte. Frente a la negación de estas ideas comunes, se permite una nueva mirada en el receptor ya que se realiza una ruptura con el enfoque tradicional, se niega el dolor, que es lo que hace santo a San Sebastian.
Es muy interesante entonces extender el concepto de mártir y pensar en las minorías que pelean por sus derechos o por su aceptación, tales como los homosexuales.
Decimos extender este concepto en un sentido que incluya a todo aquel que sufre por defender una idea o ideal. En este caso es muy interesante que los artistas elijan a los mártires cristianos porque son representativos del concepto. Pero también los hay en otros ámbitos, como dijimos anteriormente, dentro de las luchas sociales o de género.
En este caso encontramos una nueva visión que permitiría otra interpretación del concepto. Lo kitsch permite extraer el sufrimiento, inherente al concepto de mártir, y enfocarse en nuevos aspectos. La estética publicitaria refuerza este aspecto kitsch de la obra y nos habla desde otro lugar. Desde el lugar de la belleza pero también de la desautomatización de la interpretación, de situar una imagen popular y conocida en otro espacio. La ruptura en el receptor podría representar un cuestionamiento o tan sólo una mirada nueva sobre esa repetida imagen, que abriría otros aspectos en la interpelación a la obra.
Desde aquí es que planteamos la visión crítica en los artistas. No siempre la crítica es explícita, sino es aquella manera de crear que permite otras visiones de lo mismo, la que le abre las puertas al receptor de la obra.

Páginas vistas en total

Ideas y pensamientos

  • aaah: que esto se convierta en red, sin propietarios. Por eso amigos de Google, MSN, Facebook, estamos a un paso del sueño de Marx. Solo falta que renuncien a la propiedad del aire.
  • ah la petulancia de Nietzsche, abusando de su enfermedad para ser inmune
  • AH. LA PETULANCIA DE SOCRATES CUANDO DIJO "SOLO SE QUE NO SE NADA".:LO CORRECTO ES EL ENUNCIADO "EL QUE NO SABE NO LO SABE". SOCRATES ANTICIPÓ A DESCARTES COMETIENDO EL MISMO ERROR, LA MISMA MODESTIA INTELECTUAL, QUE LUEGO DIJO "NO DUDO QUE DUDO". PUEDO DECIR "SOLO DIGO QUE NO HABLO". POR ESO ESTAS JUGADAS DEL LENGUAJE SON MUY LEJANAS Y CONFUNDEN. SOCRATES SABIA Y NO ERA UN SABIO. NO SE PUEDE ESTAR TAN SEGURO DE QUE NO SE SABE, DE QUE SE DUDA, DE QUE SE EMPLEA EL LENGUAJE.
  • basta de mirar las ilusiones
  • cuando mas se persigue algo mas se depende
  • LA TRAGEDIA INVOLUCRA AL AUTOR
  • LA VERDAD NO ES UNA PERO DEBE SER ALGO
  • solo se ama a los hijos como se debe amar a una mujer
  • un sueño suele costar la vida

Espacios más visitados